Historia de Castell d’Encús

Una bodega con una historia particular

Una tierra recuperada para volver a sus orígenes.
El origen de Castell d’Encús se debe en gran medida al impacto que tuvo el lugar en Raúl Bobet cuando, en el año 2001, buscaba terrenos que pudiesen reducir los efectos del cambio climático en los viñedos del área de los Pirineos Catalanes.

La misión de Castell d’Encús es la de obtener vinos de alta calidad. Con ese objetivo tenemos plantadas 23 ha en alta densidad de variedades tales como: Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Pinot Noir, Syrah, Petit Verdot, Sauvignon Blanc, Riesling, Semillon y Albariño.

Tremp neu

castell_
fulles

La bodega ha sido diseñada para que funcione por gravedad en todos sus procesos y cuenta con la más avanzada tecnología enológica.
En 2004 se anexó al proyecto un nuevo socio: Joaquim Molins Gil.

Debido a nuestro convencimiento en cuanto al respeto del medio ambiente no empleamos ningún herbicida, insecticida, ni fungicida, a excepción de los permitidos en la agricultura orgánica.

Filosofía

Viñedos a 1.300 metros de altura

La elevación de la finca (850-1.300 metros), en un área de buena exposición solar y envuelta de una importante masa boscosa, juntamente con una vertiente histórica que cuenta con una ermita y antiguos lagares de fermentación de uva excavados en las rocas por los monjes de la orden hospitalaria (s.XII), hacen que el lugar tenga un entorno privilegiado y mágico.

Los terrenos son franco calcáreos en general, de bajo contenido en materia orgánica, que junto con la climatología continental, con un alto contraste térmico entre el día y la noche, hace que podamos obtener vinos de una altísima calidad.

La vendimia se hace manualmente y en pequeñas cajas de 10kg con uvas procedentes exclusivamente de la finca. El vino está fermentado en diferentes materiales: tinas de madera y de acero inoxidable y lagares de piedra naturales. Gracias a estos tres materiales obtenemos vinos con tonos y matices muy diferentes y con una gran complejidad aromática.

cups

Fermentación a la piedra

Gracias a su legado medieval, la finca goza de un importante número de lagares de fermentación esculpido en la piedra que funcionan por gravedad y que después de unas pruebas iniciales estamos reutilitzando para fermentar una importante parte tanto de nuestros vinos blancos como negros. En el caso del vino Quest todo el proceso fermentativo se realiza en estos lagares de piedra.

Respeto al medio ambiente

Debido a nuestro convencimiento en relación con el medio ambiente no utilizamos ningún herbicida, insecticida ni fungicida, a excepción de aquellos permitidos en la agricultura orgánica.
La bodega ha sido la primera en utilizar en todos sus procesos la transferencia frío calor, la energía geotérmica, en un esfuerzo para reducir el gasto energético y por lo tanto el impacto medioambiental.
La bodega también ha sido diseñada para que funcione por gravedad en todos sus procesos y cuenta con la más avanzada tecnología enológica.


ma

Investigación

El nacimiento de un proyecto es la mezcla de diferentes factores. En el caso de Castell d’Encús, el sueño, la percepción de la energía, el hallazgo de lo que es casi idílico y la paz son conceptos que han tenido mucha importancia. Evidentemente estas razones se han visto reforzadas por elementos más racionales y provenientes de la experiencia personal, sin los cuales, las dosis de intuición se podrían haber visto truncadas en el largo recorrido de un proyecto de vinos de finca ubicado en los Pirineos de Lleida.
No se puede entender Castell d’Encús sin el concepto de INVESTIGACIÓN. De hecho, el querer descubrir ha sido el motor que nos ha llevado donde estamos, en una especie de reto para encajar las diferentes variables que nos puedan dirigir hacia el estilo de frescura que buscamos en nuestros vinos, pero con complejidad y un sello de personalidad.
El triángulo formado por clima, suelo y variedad de uva lo consideramos como una matriz que engloba muchos otros parámetros. Para ser cuidadosos en el diseño de experimentos y que la investigación tenga seriedad, hay que limitar y enfocar bien el número de pruebas que hacemos a fin de avanzar en aquellos experimentos que consideramos ” clave” para la definición de nuestros vinos.

recerca

En estos momentos estamos haciendo investigación de variables de la vid como son la densidad de plantación, la concentración de hierba, los efectos del compuesto, los diferentes tipos de poda, el follaje, los momentos de la cosecha, etc.
En cuanto a los aspectos enológicos, la investigación está focalizada en las diferentes fermentaciones naturales que se producen en los diversos lagares de piedra. También experimentamos desde hace tiempo en la disminución y / o eliminación de la dosificación de sulfuroso, en las diferentes crianzas en barricas y en aspectos relacionados con la presencia de material vegetal durante el proceso de fermentación, etc.
De hecho, nuestra forma de trabajar cuando elaboramos un ensamblaje es el juego entre pequeños y diferentes lotes que son en realidad pequeños experimentos individuales.

El enólogo Raül Bobet

Un soñador que con años de experiencia en la viña y el vino pretende hacer realidad un proyecto para hacer vinos frescos y con personalidad.
Igualmente importante es la experiencia personal de vivir en un entorno de silencio, en un entorno lleno de energía y con unas vistas espectaculares.
La investigación, el perfeccionismo y el arrebato son y serán virtudes y a la vez defectos asociados a Castell d’ Encús.
El proyecto de elaboración de un solo vino no termina nunca, y es aquí donde reside el sueño.

Bebed en paz.